Ir al contenido principal

Náufrago de ti

A los días de nuestras vidas cruzarse,
sin saberlo había comenzado a amarte,
donde cada momento compartido contigo,
forjó la visión de no dejar de pensarte.

Pues de tu persona nacerían mis versos,
que irían destinados para recordarte,
que de tus ojos vinieron los sueños,
que me convertirían en un navegante.

Impulsado por el mismo deseo,
de acompañarte en el más largo viaje,
el que duraría toda una vida entera,
en el cual no dejaría jamás de adorarte.

Alimentando nuestros pensamientos,
de llegar donde nadie hubo llegado antes,
surcando juntos el nuevo mundo,
que forjarían nuestros montes y valles.

Convirtiéndome para ti en bálsamo,
cuando amargos momentos te amenazasen,
para compartir contigo cualquier dolor,
y estar a tu lado sin importar lo que pasase.