viernes, 7 de abril de 2017

Lejos de casa

En largos instantes al borde del infinito, en la quietud de la mente, al fundirse con el sonido ambiente o el silencio más estridente, cuando surge tu nombre irrumpiendo en el presente junto a lo que me convirtió en un humilde poeta por accidente. Desde hace tanto perdido en otro tiempo, un cosmonauta dado por muerto lanzando pensamientos sobre ti al viento, quien deseó contigo escribir un cuento a través de un camino por tierras de frondosos detalles y momentos. Que resumiría la vida a través de un sentimiento que llevaría tu nombre grabado como un lúcido sueño, que imaginaba nacer al conectar nuestras mentes con el primero de incontables besos saboreando nuestros labios mientras me envuelve la fragancia de tus largos cabellos.

Mientras la brújula del alma, estropeada, la misma que deseaba señalar el norte, pero desde que hubiste aparecido solo alcanzó a señalar tu nombre. Observando desde el barco que había surgido un nuevo faro que marcaba el horizonte, junto a una limpia y clara luna que iluminaría la larga noche y un sol mucho más caliente del que toda sombra se esconde.

Sobre recias mareas y carreteras que quiebran he seguido navegando bajo cielos de otros mundos sin llevar rumbo alguno.

Tan lejos de casa, tan lejos de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario