jueves, 27 de noviembre de 2014

Fragmentos de un presente


Alguien me dijo una vez que el dolor del alma solo es aparente,
que en realidad somos todos esclavos de nuestra propia mente,
sin importar lo que diga o deje de decir el resto de la gente,
que siempre hay un rincón cálido y seguro en nuestro presente.

Pues el pasado y el futuro son ilusiones de nuestro inconsciente,
con el fin de dominarnos con pensamientos que mal nos afecten,
manteniéndonos en una tortura que de nuestro interior saldrá naciente,
para debilitarnos desde dentro tanto física como espiritualmente.

Créeme cuando te digo que hay solución para todo lo que nos concierne,
que la forma de querernos ha sido lo mejor que recordaré por siempre,
pues nunca has sido mi pasado, sino ese instante del ahora tan vivo y alegre,
y el mejor regalo de la vida ha sido formar parte de tu presente.

Así que por favor siempre que el dolor desde algún lugar te aceche,
pues sé que en algún momento ninguna teoría para ello es suficiente,
apóyate en mi corazón el cual para tí ha estado siempre caliente,
para llorar contigo y llevarte en brazos hasta la salida de ese amargo puente.

Para mirarte a los ojos y susurrarte que yo a ti jamás dejaré de quererte.

1 comentario:

  1. Me destruiste con esta frase: para llorar contigo y llevarte en brazos hasta la salida de ese amargo puente.

    ResponderEliminar